Sombra del narco en construcción de estadio de futbol en México

Por Jesús Yáñez

A siete kilómetros del Estadio Teodoro Mariscal, casa de los Venados de la Liga Mexicana del Pacífico de beisbol, se construye un estadio –para 20 mil aficionados– que se convertirá en el más grande del paradisíaco puerto de Mazatlán, Sinaloa, cuna del narcotráfico en México, estado donde nació Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Ciudad beisbolera por tradición su edificación está construida con dinero de procedencia ilícita, si tomamos en cuenta que las palabras de Ismael Bojórquez, director del semanario Río Doce –que fundó el periodista Javier Valdez, reconocido internacionalmente por su labor periodística, asesinado en Culiacán, hace más de un año.

Durante su participación en la Cumbre de Libertad de Expresión, el 18 de junio pasado, el Museo de Antropología, en ciudad de México, Bojórquez Perea aseguró que en Sinaloa “todas” las actividades están “contaminadas” por el narco.

Pese a la sombra de duda de la procedencia del dinero –aunque haya documentos oficiales de por medio–, el gobierno del estado de Sinaloa edifica, desde el 2017, un inmueble de  460 millones de pesos –casi 18.5 millones de pesos al cambio actual–, exclusivo para jugar futbol, a pesar de que no cuenta con un equipo profesional, narró el reportero Jonathan Collazo para mediotiempo.com el pasado 26 de julio.

En junio del 2017 la administración encabezada por el Gobernador Quirino Ordaz Coppel lanzó la licitación pública estatal número SOP-C-LP-EF-115-2017 para su construcción, la cual ganó la empresa Meprosa Construcciones, en conjunto con DUNN Arquitectura Ligera, compañía con experiencia en otros estadios como el Akron de las Chivas, el Cuauhtémoc de Puebla y el recién inaugurado Estadio Alfredo Harp Helú de los Diablos Rojos del México, en la Magdalena Mixhuca, de capital del país.

La idea de levantar este inmueble para poco más de 20 mil personas, cuatro mil más que el aforo del Teodoro Mariscal, nació sin un proyecto futbolístico real. Solo con la confianza de que una vez terminado algún equipo de la Liga MX o el Ascenso MX se interese en mudarse para el verano del 2020, como lo afirmó el gobernador el pasado 23 de marzo.

“Por supuesto que habrá un equipo de futbol en Mazatlán, incluso déjenme comentar, hay equipos de Primera División interesados, pero el tema es el costo, que le entren empresarios, inversionistas. La bronca ahí es la lana, y tiene que ser empresario, y eso generaría una enorme difusión para Sinaloa”, manifestó Ordaz Coppel.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *