Homenaje a la vida y al tiempo

EN LAS NUBES

Por Carlos Ravelo Galindo

Repetimos, ocho años después, cuando el 13 cumplimos noventa, nuestro discurso al recibir el título y cédula oficial de licenciado en periodismo, en noviembre de 2012.

En la actualidad han obtenido la licenciatura en periodismo 978 colegas- Y el programa por parte de la SEP sigue vigente.

“El 8 de diciembre de 2012 EN LAS NUBES Los reporteros

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Casi ochenta reporteros recibimos de la Secretaría de Educación Pública, el último día del sexenio, nuestro título de Licenciado en Periodismo.

El que escribe, a sus 83 años de edad, como decano de todos ellos.

Quisiéramos compartir con ustedes el breve comentario que pronunciamos en gratitud al mundo oficial y periodístico. Es muy breve:

“La entrega de este titulo significa un homenaje a la vida y al tiempo.

Un homenaje a la libertad de expresión, al libre albedrío y a la pluralidad de pensamiento.

Un homenaje al periodismo en pleno. Y un tributo, por supuesto, a la institución que nos lo otorga.

Lo recibimos con honor por nuestro diario devenir en esta honrosa y peligrosa profesión que a muchos, al cumplir con su deber, ha costado la vida.

Por haber obtenido, a lo largo de la vida en la universidad de los golpes diarios, la experiencia, la cultura, la capacidad.

Somos el equilibrio entre quien informa, conoce la realidad del diario acontecer, y lo comunica a la sociedad.

Con orgullo también, por aceptar, valorar y poner en práctica la enseñanza de nuestras pasadas generaciones que hoy, seguramente, nos aplauden.

Convencimos con nuestros conocimientos empíricos a quien sucede en el escritorio a José Vasconcelos: Nos referimos a José Angel Córdoba Villalobos.

Y somos receptores del reconocimiento que, desde la Secretaría de Educación Pública, envía su titular al gremio periodístico que, nosotros, agradecemos.

Como también a sus colaboradores Guillermo Pablo López Andrade, Marlenne Mendoza González, Alejandra Reyes Guzmán y Evelyn Sánchez Sandoval que, sinodales implacables, pero imparciales, hicieron posible este también justo reclamo.

No olvidamos a Fernando Mora Guillén que brindó su apoyo desinteresado, y por supuesto a Teodoro Rentería Arroyave qué con su auxilio, como siempre al amigo, al colega, al conocido e inclusivo al desconocido, pudo hacer esta realidad.

El suscrito hace treinta y cinco años, no pasaba, como lo apunté en la página 7 de “Pláticas de Periodismo”, de ser un atisbo de esperanza.

Escribí en este mi segundo volumen, que en 1990 editó el Club Primera Plana:

“Gran profesión la del periodista. Y al decir periodista quiero significar el cargo honroso y honrado de reportero”

Dije también que amén de pensar para escribir.  Eficaz, honrado. De conciencia vertical, sin recurrir a la incuria, llegaría a recibir su título de periodista, y luego su maestría y por último, el doctorado.

Hoy se hizo realidad el sueño.

Este hombre de casi 83 años, mañana al reflejarse en el espejo, con inusitada alegría exclamará:

¡Querido Viejo; ya cumpliste!

Termino con una petición a todos mis compañeros de Fapermex, de Felap y, claro de mi Club Primera Plana, que reciben hoy este testimonio inapreciable, tributar un aplauso, de pie, a nuestro amigo Teodoro Rentería Arroyave, que bien se lo merece.”

craveloygalindo@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *